Este sistio web utiliza cookies propias y de terceros. Más información

Blog de Fisioterapia Sevillano

¿Qué es la fibromialgia?

Imprimir
Blog
Visto: 301

La OMS clasificó la fibromialgia en 1992 como una enfermedad, una patología reumática y crónica, de origen desconocido, que se caracteriza por dolor músculo-esquelético generalizado, con presencia de puntos dolorosos y aumento de la sensibilidad a la palpación en todo el cuerpo, rigidez variable (sobre todo por la mañana) y con otros síntomas asociados como cansancio, fatiga, sensación de hinchazón, sueño alterado, colon irritable, cefaleas, parestesias, angustia, etc.

 fibromialgia criterios actualizados

¿Quién la padece y por qué?

Esto ocurre entre un 2% y el 4% de la población mundial, ocurriendo con mayor frecuencia en mujeres entre 40-49 años. Puede comenzar a desarrollarse después de una cirugía, un trauma o un estrés psicológico importante, a través de un proceso de sensibilización central del sistema nocioceptivo, produciendo una alteración en el procesamiento del dolor, y disminuyendo la respuesta en la inhibición del dolor. Los síntomas pueden no aparecer de una vez y solo acumularse con el tiempo. Es importante que un médico haga un buen estudio diferencial de cada paciente en concreto, y no porque tengamos dolores generalizados pensemos que tenemos fibromialgia.

¿Qué podemos hacer desde la fisioterapia?

Como las causas no se conocen con exactitud, desde la fisioterapia podemos tratar los síntomas, lo que va a hacer que mejore considerablemente la calidad de vida del paciente. Tratamiento como masoterapia del tejido conjuntivo, drenaje linfático o un programa de ejercicio terapéutico ayuda a reducir el dolor y la rigidez mejorando, por consiguiente, la fuerza y movilidad. Se ha demostrado que la realización de ejercicio de fuerza y aeróbico de intensidad leve-moderada combinados con programas de educación terapéutica y tratamiento farmacológico es la mejor opción de tratamiento para pacientes con discapacidad severa. El inconveniente es que los pacientes suelen tener poca adherencia al tratamiento, por lo que es imprescindible llevar una buena rutina para que los brotes sean menos intensos.